DEUDA EXTERNA: ¿SE GESTA LA FUTURA PESADA HERENCIA?


El arreglo con el FMI es el tema central que por estos días ocupa todos los planos de los medios más importantes, da mucho para discutir al mismo tiempo, para ciertos sectores de la población genera la manifestación de traumas del pasado, fogoneado por una oposición carente de propuestas que brinden alguna alternativa qué ayude a controlar el desmadre económico.
Mientras el dólar sube al ritmo de la incertidumbre, el gobierno empieza a pagar un costo considerable ya que en Argentina nombrar al FMI suena a viejos dolores de cabeza, más aún cuando aparecen en los medios de comunicación figuras que para muchos argentinos son personajes de películas de terror y que deberían llamarse a silencio. No obstante estamos expectantes ya que en Argentina la economía es un tema de supervivencia.

Pero mientras discutimos desde una perspectiva cortoplacista, como siempre… olvidamos que estas cuestiones tienen implicancias a futuro, basta hacer un breve repaso por nuestra historia reciente, entre 1991 y 2001 (periodo de la convertibilidad), prácticamente no había inflación pero se pagó con la aniquilación de la industria y la explosión del corralito, y el caos que todo recordamos.
Durante los doce años el kirchnerismo se jactó de ser quien heredó y solucionó la crisis, al concluir el periodo había 40% de inflación, y 30% de pobreza, durante su mandato la exportación de soja tuvo el mayor auge desde el principio del siglo XX y todo terminó en escándalos de corrupción. Desde 2015 el gobierno reniega de ser el heredero de la crisis kirchnerista, la deuda que se ha tomado aún sin la intervención del FMI es más de la mitad del PBI, y si no se cambia el rumbo, el gobierno que suceda a este va a victimizarse de ser heredero de una posible crisis de deuda y en medio de esta traumática sucesión sin fin estamos los argentinos que generación tras generación heredamos la promesa de un país mejor pero que nunca llega.

, ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: